Pero, si eres macrobiótica, entonces no puedes comer tomates, ¿no? Cuántas veces he oído esa pregunta en cuanto alguien se entera de que soy macrobiótica. Y ¡cuántas veces habrá que desmentir y...

leer más