fbpx

Los de Aranjuez lo tenemos claro, nada que ver la fresa con el fresón. Y nada que ver el sabor, aroma y tamaño, tanto de la fresa y el fresón de Aranjuez, con los de otras variedades procedentes de otros lugares. Las fresas son pequeñas, del tamaño de una uña, muy aromáticas, tan delicadas que hay que recogerlas a mano una a una y consumirlas en el día. Tienen un sabor un punto ácido, que recuerda un poco a una gominola o chicle de fresa y se deshacen en la boca sin tener que masticarlas apenas. Se da sólo en primavera y hay que comprarla en mercados locales, ya que la producción ha bajado mucho en nuestros días y las fresas no admiten bien el transporte.

 

Las pequeñas tarrinas de cuarto que venden ahora, apenas me dan para caprichosamente, ir deshaciendo en la boca cada fresa mientras evoco aquellas cestas a rebosar que traían a casa de mi abuela. Las volcaba directamente en platos hondos para no espachurrarlas y las tomábamos a cucharadas con leche, que mágicamente ante nuestros ojos de niños, se teñía de un suave color rosado. El fresón de Aranjuez tampoco es muy grande pero sí muy aromático y dulce, sobre todo según va avanzando la temporada hacia el verano y es todo un lujo degustar la última cosecha que se extiende hasta finales de septiembre. Normalmente suelo comprarlo por cajas de dos kilos y lo consumimos fresco, tal cual, pero los últimos de la caja o más maduros que están mucho más dulces, los uso para hacer batidos, tartas, sirope, mermelada, helado, kanten, ya que apenas se necesita añadir endulzante o los guardo en paquetitos en el congelador para darme un capricho en algún día especial fuera de temporada.

RECETA

SALSA DE FRESÓN

INGREDIENTES:

– 3 tazas de zumo de manzana (de preferencia orgánico o buena calidad)

– 1 taza de vino dulce

– 1/2 taza de sirope de arce, melaza de arroz, miel o algún endulzante natural

– un pellizquito de sal

– 1 cucharada de extracto de vainilla

– 1 cucharada de agar agar

– 1/2 kilo de fresón maduro

PREPARACIÓN:

Disolvemos previamente el agar agar en el zumo de manzana en un cazo. Siempre lo disolvemos en frío para que no se aglutine y haga grumos. Ponemos el resto de los ingredientes menos el fresón. Dejamos hervir unos 10-15 min. Aplastamos un poco los fresones con un tenedor en un recipiente para que liberen el jugo y añadimos sobre ellos la salsa cuando esté lista. Dejamos enfriar. Se puede meter en tarros de cristal y cocer al baño maría para hacer conserva y utilizarla como mermelada, relleno de bizcochos, sirope sobre helados…