fbpx
Los de abril para mí…

Los de abril para mí…

…los de mayo para mi amo y los de junio para ninguno. Y es que es en el mes de abril cuando la producción de espárragos llega a su máximo apogeo. Y éste es otro de los cultivos que dan fama a mi pueblo, Aranjuez. Aunque los blancos están espectaculares, yo personalmente prefiero los verdes. En los mercados locales puedes encontrarlos en forma de manojos, o lo que aquí compramos por “puntas”, que son como su nombre indica, la parte superior más tierna del espárrago que, o se ha partido, o no ha crecido lo suficiente para ser parte de un manojo y que se compra al peso.

De las puntas apenas hay que quitar nada al limpiarlos, se come enterito sin sacar ni una hebra. Los otros más largos, yo los parto con la mano comenzando desde abajo, doblando el espárrago sobre el pulgar y subiendo mi dedo ejerciendo presión hasta que se parte la zona más leñosa y dura cercana a la raíz, que es la que quito. Luego ya se deja el resto entero si se va a cocer o se va partiendo en trocitos si vamos a usarlo de otras maneras.

Si uno tiene la suerte de vivir en el campo, salir a buscar espárragos, más que un entretenimiento, es un vicio. Los verdaderos espárragos trigueros crecen silvestres, al comienzo de la primavera y necesitan primero su buena ración de lluvia y luego sol. Crecen al pie de la planta, la esparraguera, que tiene las hojas un tanto espinosas. Son más finos y leñosos que los cultivados. Su olor es muy fuerte y son deliciosamente amargos. Bastan unos pocos para dar un intenso sabor al guiso que se añadan.

Aunque la forma más popular de comer los espárragos suele ser cocidos o a la plancha, se pueden incorporar a casi cualquier guiso, paella, risotto, pastas, menestras, marmitaco, revuelto, cremas, quiche…

Las verduras de primavera ayudan a desintoxicar y limpiar tu hígado. El espárrago además es sumamente diurético y es en temporada cuando más nos beneficiamos de sus propiedades.

RECETA

ESPÁRRAGOS EN SALSA

INGREDIENTES:

–  Un manojo de espárragos

–  1⁄2 cebolla mediana picada

–  1-2 dientes de ajo picados

–  Rebanada de pan del día anterior

–  1 cdita de Pimentón

–  1 cdita de Comino

–  Sal marina

PREPARACIÓN:

Sofreír la cebolla y el ajito picado. Freír la rebanada de pan y machacar en un mortero con el sofrito, añadiendo un poco de agua para que no quede muy pastoso (se puede añadir en vez de agua un chorrito de vinagre) Poner en la cazuela los espárragos partidos con la mano, pimentón, comino, el sofrito majado, sal y un poco de agua, sin llegar a cubrirlos. Hervir hasta que están tiernos.

RECETA 2

ESPÁRRAGOS EN SALSA – VERSIÓN LIGHT

INGREDIENTES:

–  Un manojo de espárragos trigueros

–  Aceite de oliva virgen extra

–  Vinagre

–  Pimentón

–  Sal marina

PREPARACIÓN:

Partir los espárragos con la mano en trocitos, desechando el último más duro. Poner en una cacerola con un chorrito de aceite, otro de vinagre, una cucharadita de pimentón y sal. Cocer a fuego suave hasta que están tiernos (unos 10 min).

¿Fresa o fresón?

¿Fresa o fresón?

Los de Aranjuez lo tenemos claro, nada que ver la fresa con el fresón. Y nada que ver el sabor, aroma y tamaño, tanto de la fresa y el fresón de Aranjuez, con los de otras variedades procedentes de otros lugares. Las fresas son pequeñas, del tamaño de una uña, muy aromáticas, tan delicadas que hay que recogerlas a mano una a una y consumirlas en el día. Tienen un sabor un punto ácido, que recuerda un poco a una gominola o chicle de fresa y se deshacen en la boca sin tener que masticarlas apenas. Se da sólo en primavera y hay que comprarla en mercados locales, ya que la producción ha bajado mucho en nuestros días y las fresas no admiten bien el transporte.

 

Las pequeñas tarrinas de cuarto que venden ahora, apenas me dan para caprichosamente, ir deshaciendo en la boca cada fresa mientras evoco aquellas cestas a rebosar que traían a casa de mi abuela. Las volcaba directamente en platos hondos para no espachurrarlas y las tomábamos a cucharadas con leche, que mágicamente ante nuestros ojos de niños, se teñía de un suave color rosado. El fresón de Aranjuez tampoco es muy grande pero sí muy aromático y dulce, sobre todo según va avanzando la temporada hacia el verano y es todo un lujo degustar la última cosecha que se extiende hasta finales de septiembre. Normalmente suelo comprarlo por cajas de dos kilos y lo consumimos fresco, tal cual, pero los últimos de la caja o más maduros que están mucho más dulces, los uso para hacer batidos, tartas, sirope, mermelada, helado, kanten, ya que apenas se necesita añadir endulzante o los guardo en paquetitos en el congelador para darme un capricho en algún día especial fuera de temporada.

RECETA

SALSA DE FRESÓN

INGREDIENTES:

– 3 tazas de zumo de manzana (de preferencia orgánico o buena calidad)

– 1 taza de vino dulce

– 1/2 taza de sirope de arce, melaza de arroz, miel o algún endulzante natural

– un pellizquito de sal

– 1 cucharada de extracto de vainilla

– 1 cucharada de agar agar

– 1/2 kilo de fresón maduro

PREPARACIÓN:

Disolvemos previamente el agar agar en el zumo de manzana en un cazo. Siempre lo disolvemos en frío para que no se aglutine y haga grumos. Ponemos el resto de los ingredientes menos el fresón. Dejamos hervir unos 10-15 min. Aplastamos un poco los fresones con un tenedor en un recipiente para que liberen el jugo y añadimos sobre ellos la salsa cuando esté lista. Dejamos enfriar. Se puede meter en tarros de cristal y cocer al baño maría para hacer conserva y utilizarla como mermelada, relleno de bizcochos, sirope sobre helados…